+9

Ya conocemos y hemos escuchado todo sobre CITGO, la empresa refinadora venezolana en Estados Unidos y el mayor activo del país en el exterior. Sin embargo, existe una historia muy interesante, y algo compleja, de la cual no se escucha tanto, pero que genera uno de los pulsos más importantes entre Maduro y Guaidó; esta es la historia de Monómeros, una empresa química con sede en Colombia, que a lo largo de los últimos años se ha convertido en el segundo activo más importante de Venezuela en el exterior.

El control “progresivo y ordenado” de los activos de Venezuela

Esta historia comienza el 28 de enero del 2019, cuando Juan Guaidó envía un comunicado en el cual anuncia la toma del control progresivo y ordenado de los activos de la República en el exterior. En el comunicado el presidente interino dejó clara su intención de garantizar la transparencia y el control de los activos venezolanos, anunciando el comienzo de un proceso para nombrar las juntas directivas de Petróleos de Venezuela y Citgo en el exterior. 

La advertencia del presidente interino, Juan Guaido, rápidamente se convirtió en un hecho, logrando tomar control de PDVSA y CITGO con el apoyo de figuras claves de la Casa Blanca, entre ellos Steven Mnuchin, Secretario del Tesoro de los Estados Unidos. A pesar de los desafíos que el gobierno interino ha encontrado en su lucha por mantener el control de estos activos (entre ellos sanciones, reclamos de acreedores y los escándalos por los bonos de PDVSA 2020) la toma de control de activos en el exterior representó, para muchos, un gran paso hacia adelante a favor de la credibilidad del Gobierno propuesto por la Asamblea Nacional de Venezuela. 

Pero la toma de activos por parte del Gobierno interino no terminó aquí, y la historia completa va más allá de lo que ya conocemos sobre CITGO y PDVSA. El 11 de abril del mismo año, el Gobierno interino inició la recuperación de un importante activo con sede en Colombia: Monómeros Colombo Venezolanos

¿Qué es Monómeros y porque es tan codiciada?

Monómeros es una empresa dedicada a la fabricación de materias primas para fertilizantes y productos químicos, ubicada en Barranquilla y Buenaventura, Colombia. Fue fundada en 1967 entre los sectores petroquímicos de Colombia y Venezuela, pero en el 2006 fue adquirida por Pequiven, la principal empresa de petroquímica venezolana, quien compró el 100% de sus acciones. Fue así como la empresa pasó de ser manejada en gran parte por entes colombianos a llegar a las manos del estado Venezolano. 

Desde entonces, la empresa se ha convertido en el proveedor líder para la industria y el sector agropecuario en Colombia, logrando captar cerca de la mitad del porcentaje del mercado de fertilizantes en el país. Monómeros cuenta con una nómina de más de 1.300 empleados y 24 plantas que tienen la capacidad de atender altas demandas de fertilizantes y productos químicos en el mercado local e internacional.

Además, según la Superintendencia de Sociedades de Colombia, Monómeros ocupa el lugar #8 de las las 20 empresas más grandes de la región Caribe por ingresos, con cifras cercanas a los 1.099 millones de pesos anuales. 

Considerando su capacidad de producción y sus ingresos, no es ninguna sorpresa que sea una ficha de peso en la disputa por el poder.

En abril del 2019, con el apoyo del gobierno Colombiano, funcionarios designados por Juan Guaidó y la Asamblea Nacional de Venezuela, tomaron el control de la junta directiva de Monómeros. Entre ellos, Jon Bilbao, Carmen Elisa Hernández, José Alberto De Antonio, Yadid Jalaff y José Ignacio González.

Rendición de Cuentas


Luego de la toma de Monómeros, podemos avanzar a la parte donde esta historia se pone realmente interesante: la rendición de cuentas un año y medio después de que el gobierno interino tomó control de este activo. 

En Julio 30, 2020 la Junta Directiva de Monómeros Colombo Venezolanos S.A presentó ante la Asamblea Nacional y la Comisión de Energía y Petróleo, su rendición de cuentas sobre los resultados de su gestión. En el informe se dio a conocer los logros principales de la gestión, destacado los siguientes hechos:

  • Renovación de 4 licencias por parte de la Oficina de Control de Activos en el Extranjero que han permitido el acceso a materias primas, banca y mercados.
  • Incremento de la producción de las plantas al pasar de un 54% registrado en el primer semestre del 2019 a un 71% en los primeros 6 meses del 2020. 
  • Aumento de la utilidad de $10.351 millones lo que significa un incremento de 221% respecto al año anterior.
  • El EBITDA cerró en 13,965 millones de dólares, lo que representa un aumento de 374% respecto al año 2019.
  • Creación del comité de ética y gobernabilidad para implementar tácticas y procedimientos que eviten la corrupción en los contratos de bienes y servicios.

Guaido se pronunció sobre estos logros, garantizando que se había logrado rescatar uno de uno de los activos más importantes de Venezuela . “En solo 1 año logramos rescatar a Monómeros S.A. de la corrupción de la dictadura. Estos son los resultados. Esto es una muestra de que lograremos salvar y recuperar a Venezuela.”, dijo el presidente interino en sus redes sociales.  

Además de los logros destacados durante la rendición de cuentas, Carmen Elisa Hernández, presidenta de la junta directiva ad hoc de Monómeros, reveló una serie hallazgos a los cuales afirma que estaban afectando la estabilidad económica de la empresa. 

En primer lugar, Hernández dijo que a pesar de que Monómeros registró pérdidas por USD 20 millones en 2018,  se llevaron a cabo pagos millonarios de dividendos a los accionistas a pesar de que la empresa registraba enormes pérdidas. 

Además, reveló que la empresa había realizado contratos sin licitación con cláusulas nocivas para los intereses de la empresa, entre ellos la contratación de tres aviones privados suscrita por Monómeros para uso de Pequiven por un valor de USD 320 mil mensuales. Explicó que estos contratos excedían los tiempos fijados en los estatutos y contaban con tarifas inéditas. 

Hernández también reportó que encontraron que  la caja chica de la gerencia general era de 100 mil dólares, pero que la nueva junta procedió a bajarla a 10 mil dólares y limitó su uso para actividades profesionales y formativas. 

Estas son algunas de las irregularidades que reportó la junta directiva de Monómeros durante la rendición de cuentas. “Lo que sufrió esta empresa en los últimos años es casi una depredación por parte de su accionista, nosotros la vamos a recuperar y a levantar”, afirmó Hernández.

Pero lo más importante en la rendición de cuentas, y lo que ha causado que se desaten una serie de controversias sobre la gestión de Monómeros, son las proyecciones de ganancias para el 2020. En un cuadro comparativo presentado durante la rendición de cuentas se proyectaba que el margen neto de la empresa para el 2020 sería de 0%. Es decir, Monómeros no presentaría ganancia alguna después de la toma de control por parte del gobierno interino. 

Dudas y Controversias

Desde la rendición de cuentas, muchos calificaron el informe presentado por la junta directiva ad hoc de Monómeros como engañoso y cuestionaron la veracidad de los datos proporcionados por Hernández. 

Considerando las preguntas que surgieron por el informe en relación a los balances de la empresa, comenzaron cuestionamientos que dieron pie a una investigación en la cual, después de analizar las cifras de la Superintendencia de Sociedades de Colombia y las que compartió Hernández ante la Asamblea Nacional, se denunciaron presuntas irregularidades en el manejo de Monómeros por parte de la nueva junta directiva. 

Entre los principales cuestionamientos, resalta que Carmen Elisa Hernández “presentó escuetas y difusas cifras y balances ante unos diputados de la Asamblea Nacional que no supieron o no quisieron llegar al fondo de la materia. Unos por desconocimiento, otros por línea partidista”.

Pero el cuestionamiento más importante, es que antes de que la junta directiva ad hoc del gobierno interino tomará el control de Monómeros,  la empresa reportaba márgenes de ganancia positivos. La única excepción es el 2018, cuando se le impusieron sanciones a la empresa para que esta no pudiese tener acceso a préstamos bancarios y divisas para comprar materia prima. En el 2018, bajo la gestión del régimen de Maduro, se reporta que las pérdidas de Monómeros alcanzaron 17,744 millones de dólares. En la rendición de cuentas de la junta directiva ad hoc, se reveló que a pesar de que se redujeron pérdidas de USD 10,882 millones en el 2019, la empresa aún tenía pérdidas con un margen neto de  -1%.  En conclusión, Monómeros era una empresa prácticamente quebrada antes de ser tomada por el gobierno interino..

La pregunta principal de los críticos era clara: ¿Cómo es posible que una empresa operando a su máxima capacidad, sin sanciones de EEUU, con el apoyo del gobierno colombiano, y bajo una gestión transparente, puede estar dando un margen de ganancia tan bajo con respecto a los balances de los años previos al 2018, cuando el régimen de Maduro aún controlaba la empresa?


Carmen Elisa Hernández responde

Como presidenta de la junta directiva ad hoc de Monómeros, Carmen Elisa Hernández se ha pronunciado numerosas veces respecto a los balances de Monómeros, asegurando que la empresa se encuentra bajo una “progresiva y lenta recuperación”

En una entrevista para el diario El Nacional, un periodista le explicó a Hernandez que existían señalamientos de presunta corrupción de la directiva de Monómeros y que los venezolanos temen que sigan ocurriendo las malversaciones. Ante esto Hernandez respondió lo siguiente:

”Cuando llegamos en abril de 2019, vimos que la empresa en 2018 había perdido 20 millones de dólares en sus estados financieros. Monómeros iba prácticamente en proceso de cierre porque estaba en 50% de operación y no tenía capacidad de compra de más materia prima, la caja la estaban reservando para mantener el personal. Desde ese momento hemos venido en una progresiva y lenta recuperación, lo que significa que entre enero y junio de 2019 siguió dando pérdidas de 8.8 millones de dólares; finalmente entre julio y diciembre logramos levantar una utilidad neta de 1.9, y en este primer semestre, afectados por todos los temas de covid-19, tenemos una utilidad neta de 58 mil dólares.” dijo Hernandez. 

58 mil dólares de utilidad neta en el primer semestre del 2020 suena como muy poco, considerando que estamos hablando del segundo activo más importante de Venezuela en el exterior. Sin embargo, la empresa viene de deudas, sanciones, una pérdida de 6.8 millones de dólares al cierre del 2019 y que, como apuntan los hechos, funcionó por mucho tiempo como la caja chica del régimen de Maduro. 

En el segundo semestre de 2019 el EBITDA de Monómeros cerró en 11.9 millones de dólares, y en el primer semestre de 2020 el EBITDA de Monómeros cerró en 13.9 millones de dólares. La junta directiva ad hoc del gobierno interino comenzó su labor con un EBITDA negativo, y ahora, si analizamos el EBITDA del primer semestre del 2020, podemos ver en los balances, que Monómeros hoy en día es una empresa con operatividad, a pesar de los retos operacionales que le ha presentado la pandemia por covid-19. 

Hernandez también se ha pronunciado sobre la exigencia de dividendos de $20 millones por parte de Pequiven, la petroquímica estatal Venezolana, y asegura que han logrado “eliminar de Monómeros una deuda ficticia, porque hubo pérdidas, no dividendos. Esta es una de las razones por las cuales sus balances lucen mucho mejor hoy en día. Según Hernandez esa exigencia, “drenaba el poco flujo de caja de una empresa que ya para abril de 2019 presentaba una total parálisis operativa y se dirigía a la quiebra”

¿Caso de éxito de Guaidó?

Lo que algunos consideran que ha sido una progresiva y lenta recuperación por parte de Monómeros, para otros puede representar evidencia de una mala gestión. La realidad de los números es que hasta el día de hoy, a pesar de los obvios avances de Monómeros bajo la administración de Guaidó, la empresa sigue sin alcanzar los balances ideales para una empresa de la magnitud operacional como corresponde a su magnitud. 

A pesar de los retos,  la administración de Guaido ha logrado retomar efectivamente el control de Monómeros. El reto que enfrentan ahora es comprobar que son una administración eficiente capaz de recuperar una compañía que llegó a estar prácticamente quebrada. 

¿Caso de éxito de Guaidó? Lo cierto es que solo el tiempo nos lo dirá. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí